¿Es inútil “significarse” (en los medios)?

1389100286455

¿Hay alguna posibilidad de que un pensador o profesora de filosofía como filósofa en algún sentido pueda intervenir políticamente en los medios masivos? Hace algunas semanas, conversando con Marina Garcés sobre las “trampas” mediáticas, me comentó algo que, por experiencias previas, me parece llamativo. Al parecer, una de las redactoras-jefa de opinión en Catalunya de El País, invitó a Marina a colaborar con el periódico introduciendo una jugosa apostilla. “Tu habla de filosofía, pero no te metas en coyuntura política”.
Hace unos días, poco antes de entrar con Silvia L Gil en el plató de La 2, para grabar una breve conversación sobre “¿Por qué no nos rebelamos?”, un responsable del programa nos dio el pertinente toque con una sonrisa cómplice: “Es una tertulia filosófica, ya sabéis… No es algo que deba servir para hablar de política…”. (Por cierto, chapeau para la actitud valiente de Jorge de los Santos, que no sugirió nada ni preguntó por nuestras intenciones “políticas”.)
Algunos días antes, con Silvia y Pepe (José Enrique Ema López), preparando la intervención, coincidíamos en este punto: era preciso llevar la tertulia a ras de suelo y plantear temas y cuestiones de actualidad. Cuanto más quieran llevar el discurso a generalidades abstractas (algunas de las preguntas que supuestamente plantearían eran del tipo: “¿ha muerto el hombre rebelde?”; ¿qué es rebelarse?), nos decíamos, más tendriamos nosotras que desplazar el discurso y enmarcarlo de otra forma.
¿Qué enseñanzas cabría extraer de esta experiencia?

1) Que la forma mediática desde la que se nos invitaba tramposamente a hablar era una forma negativa, cínica, impotente. No era autoritaria ni represora, sino sutilmente pesimista. Al enmarcar el debate en la imposibilidad actual de LA rebelión se nos impedía hablar de las rebeliones concretas ya efectivas de la Pah, de las Mareas, de la ley contra el aborto, etc. Este dato puede arrojar luz sobre la pregunta de por qué los medios, por principio, bajo la cortada “humanista”, tienden a fabricar climas cínicos y ahogan sistemáticamente todo entusiasmo que no esté articulado por las ilusiones individualistas de la autosugestión neoliberal (“Just do it!”, sí, pero nunca con otros…).

2) Que hay que escapar de esta modalidad enunciativa pesimista tan hueca como profesionalmente rentable. Los medios buscan al Filósofo o Filósofa con mayúsculas como si fuera una figurita decorativa de Lladró (Ángel Gabilondo ha marcado aquí estilo a caballo entre la autoayuda y la brillantez retórica) o un palmero del nuevo estilo empresarial. Cuanto más engolada la voz CULTURAL, mayor recompensa y menos riesgo para volver a ser llamado por los medios. Ni qué decir tiene que gran parte del gremio disfruta de este régimen de enunciación donde, como decían las abuelas, “no hay que significarse”.

3) Que intervenir en estos espacios culturales implica adoptar una voz diferente de la de los debates explícitamente “políticos”. En el ruido que suele definir a estos, muchas veces las opiniones, por ser “opiniones”, se debilitan en la indiferencia (“en gustos no hay nada escrito”). Pero al ser invitado como presunto “especialista” (sic), este formato permite, por el argumento de autoridad, quizá, otra lógica comunicativa.

4) Que habría que ser más incisivos y menos estupendos. Que particularmente uno tendría que aprovechar estos espacios para ser más rotundo y específico, menos políticamente correcto y universitario. Cuanto más bonito nuestro discurso, más falso será.

En este sentido, uno de los rasgos más interesantes de la figura mediática en la que se va convirtiendo Pablo Iglesias es que no ha caído nunca en las trampas elitistas del “no es necesario crear marcos” o utilizar el lenguaje académico. Mucha gente tradicional de Izquierda o incluso libertaria sostiene a menudo que “los hechos hablan por sí solos”. No es cierto del todo. Continuamente utilizamos marcos o estructuras mentales arraigadas en nuestro sentido común que configuran nuestra comprensión del mundo para entender la realidad. De ahí la importancia, para crear una nueva hegemonía, de enmarcar políticamente los hechos de forma simple en los medios para cuestionar los continuos eufemismos del poder o de no utilizar el marco del contrario. Hay que emprender el trabajo incómodo de enmarcar ciertas verdades o llevarlas al suelo para que se vean como verdades.

¿Un ejemplo? Obsérvese a en en este video a Pablo Iglesias argumentando por qué no utilizar en la tele el mantra de “anticapitalismo” no es sinónimo de “refor”. Tachar aquí la sencillez discursiva de Pablo Iglesias de demagógica es no entender absolutamente nada: su gesto no es el de alguien que reduce la complejidad de la realidad a lo vulgar, sino el de quien traduce lo complejo a un lenguaje accesible, porque sabe que a veces lo complejo no lo es tanto.  De ahí que cabría preguntarse que si se puede expresar lo presuntamente complicado de esta forma, ¿qué se ganaba haciéndolo oscuro e ininteligible?

images

Es sintomático: cuanto más se priva la Izquierda presuntamente “revolucionaria”, de contenidos políticos concretos y más utiliza la jerga al uso como en este artículo (“la calle”, “anticapitalista”, “enajenación” del espectador, más detesta ensuciar su pureza en el “circo” mediático donde, según ella, se entretiene la plebe.

5) Que o hacemos “pensamiento del presente”, dejándonos llevar y motivar por los movimientos o deseos de las luchas sociales y saboteamos la usual compartimentación y división académica entre disciplinas del saber ejerciendo un trabajo de traducción interdisciplinar entre materias haciéndolas comprensibles o lxs filósofxs mereceremos morir de inanición. Nuestras Facultades están llenas de zombies y moribundas por la entronización de criterios empresariales.

Reconozcámoslo: no hay posibilidad de dar mucha lucha allí salvo dentro de nuestras aulas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: